ALIMENTOS FUNCIONALES III:PREBIÓTICOS, PROBIÓTICOS Y SIMBIÓTICOS

By: | Tags: | Comments: 0 | marzo 14th, 2016

Diferencias entre probióticos, prebióticos y simbióticos

Los probióticos, son microorganismos vivos que, suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios para la salud del individuo. Esto es debido a que mejoran el funcionamiento de nuestra flora intestinal. Han de ser inocuos y seguros para la salud. Ser capaces de resistir al pH del estómago, las enzimas digestivas y los ácidos biliares, con el fin de llegar al intestino en unas condiciones óptimas. Además, ser capaces de colonizar el intestino y adherirse a la mucosa para modular la respuesta inmunitaria.
Los prebióticos, en cambio, son ingredientes no digeribles de la dieta que estimulan el crecimiento o la actividad de uno o de más tipos de bacterias, mejorando la salud. Son prebióticos la fibra, los galacto-oligosacáridos, la inulina y la lactulosa. Estas sustancias las encontramos de manera natural en alimentos como las legumbres, alcachofa, espárragos, cebolla, puerro, trigo, ajo…
¿Y si sumamos el uso de ambos? Eso es lo que hacen los alimentos simbióticos, combinan probióticos y prebióticos para aprovechar al máximo los beneficios de esta unión. Los prebióticos darían “sustento” a los probióticos para garantizar el equilibrio de la flora intestinal.
Las tres cepas de probióticos más estudiadas son Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus casei y Bifidobacterium spp.
Las bifidobacterias, se encuentran en nuestro intestino desde pocos días después de nuestro nacimiento. Producen sustancias (enzimas) que mejoran la intolerancia a la lactosa y son antagonista de Escherichia Coli (patógeno responsable de multitud de infecciones intestinales, cistitis, infecciones de las vías urinarias superiores, peritonitis…). Estas bifidobacterias son capaces de modificar las condiciones de acidez, y tras esto aumenta la concentración de las mismas, estimulando el peristaltismo del intestino y contribuyendo a regularizar el tránsito intestinal enlentecido.
Por otro lado, la importancia de los lactobacilos reside en su capacidad de adhesión a las mucosas y producir sustancias bacteriostáticas (sin capacidad para matar bacterias, pero sí de impedir su reproducción) y bactericidas (capacidad de producir la muerte de las bacterias).

Propiedades beneficiosas

Los avances científicos en relación a las propiedades saludables del uso de simbióticos han aumentado mostrando grandes evidencias en su efecto sobre diferentes funciones fisiológicas. Los alimentos simbióticos tienen multitud de usos terapéuticos:

1. Nos ayudan a equilibrar la flora intestinal y por consecuencia mejoran nuestro aparato digestivo. Las bifidobacterias promueven la producción de ácidos que estimulan el peristaltismo y regulan el tránsito intestinal.
2. Ayudan a reforzar nuestro sistema inmunitario.
3. Reducen los trastornos digestivos: diarreas, estreñimiento, gases…
4. Estimulan la síntesis de vitaminas beneficiosas para el organismo, tales como las vitaminas del grupo B y la vitamina K, y ayudan a mejorar la absorción de calcio, magnesio e hierro, debido a que producen ácido láctico que disminuye el pH intestinal y facilita estos procesos.
5. Mejoran los procesos inflamatorios tanto a nivel intestinal como cutáneo. Son capaces de aumentar los niveles de síntesis de sustancias que median la actividad inflamatoria (citoquinas). Y como consecuencia, son capaces de mejorar la calidad de las pieles sensibles.
6. Ayudan a prevenir alergias alimentarias e intolerancia a la lactosa. Una mejor respuesta a la intolerancia a lactosa es debido a que los probióticos son capaces de aumentar la actividad de las enzimas capaces de suplir a la lactasa (enzima que ayuda a digerir la lactosa).
7. Restablecen la flora intestinal tras tratamientos con antibióticos.
8. Ayudan a equilibrar de la flora vaginal, por ejemplo, tras periodos de candidiasis.

El consumo de probióticos, prebióticos y simbióticos, en largos periodos de tiempo, supondría una gran ayuda para mantenernos en un estado de salud ideal. No solo como tratamiento de diferentes estados patológicos leves, sino también como prevención de los mismos.
Por todo esto, desde la oficina de farmacia, los farmacéuticos estamos a su disposición para ayudarle a mantenerse en un estado óptimo de salud. Para saber más no dude en consultarnos.

María Encina Alfonso Galán